Citas Memorables

He decidido incluir esta sección porque me gustaría recopilar aquellas frases de novelas románticas que me han impactado y que me parecen imprescindibles por lo que significan en la novela a la que pertenece. Así que iré incluyendo algunas de las frases que más me gustan.

After I

“-Tess- dice con un grito ahogado
-Aquí estoy, aquí estoy
-Creía que te habías ido. No me dejes nunca, Tess”

“-¿No crees que una buena ducha es lo mejor al final del día?
-No sabría decírtelo: un tío desnudo y maleducado me ha robado mi ducha
-¿Un tío desnudo, sexy y maleducado?”

“¿Y si compramos lo tuyo primero?
-Yo tampoco sé qué ponerme
-Bueno, tienes la suerte de que estarás preciosa te pongas lo que te pongas.
-Eso no es verdad. Tú llevas como nadie el estilo ese de <Me importa una mierda mi aspecto pero siempre voy perfecto>
-¿Tú también te has dado cuenta?”

“Lo quiero, lo quiero entero. En todas sus versiones. Sobre todo, me gusta en quién me he convertido a su lado. Nos hemos cambiado para mejor el uno al otro.”

“¿Te acuerdas cuando me preguntaste a quién quería más en el mundo?

A ti. Tú eres la persona a la que más quiero en el mundo.”

Antes de que digas adiós

“No deberías beber tanto, imagina la decepción de tu amiguita si luego… ya sabes…

-Tranquila, soy perfectamente capaz de cumplir.

-No me lo jures.”

“-¿Qué?
-Que es fantástico, Lucas. Te felicito por ser tan eficiente.
-Bebe-me indicó, más como una orden que como una sugerencia. Cambió su vaso vacío por uno lleno y se lo volvió a tragar de golpe-. Te veo tensa.
-No soy yo el que se está bebiendo hasta el agua de los floreros.”
“Qué ingenuas somos>, pensé. Todas creemos que podemos domar al chico rebelde, que seremos nosotras las elegidas.”
“Dime que bailarás conmigo- me pidió atrayéndome de nuevo hacia él.
-Antes de que digas adiós.
El último baile siempre se lo dedicaba a él, pasara lo que pasara. Siempre me buscaba antes de marcharse y bailábamos juntos una única canción.”

The Duff

“-Cualquier chica que se fije en ti es un zorrón, Wesley. Nadie con buen gusto, clase o dignidad te encontraría atractivo.
-Y supongo que tú tienes buen gusto, clase y dignidad, ¿no?-preguntó con una sonrisa.
-Pues sí.
-Qué pena.”
“Francés, ¿eh?-comentó echándole un vistazo a los folios desparramados mientras los recogía-. ¿Sabes decir algo interesante?
– Le ton de ta voix me donne envie de m´étrangler.
– Suena sexy, ¿qué significa?
– El tono de tu voz me da ganas de estrangularme.
– Qué pervertidilla.”
“Me aparte de la mano de Wesley y me volví rápidamente hacia él, agarrando el lápiz como si fuera un dardo y apuntándolo a la nuez.
-Qué interesante. ¿Así saludas a todos los chicos que te gustan?
-No me gustas.
-¿Eso quiere decir que me amas?”
“Te gusta ese chico.
-Tú estas pirado.
-Te lo he dicho un montón de veces y vuelvo a repetírtelo, Bianca: no sabes mentir.
-¡Yo no tocaría a ese cretino ni con un palo de tres metros!- ¿Mi voz transmitía suficiente repugnancia?-.¿De verdad piensas que soy tan idiota? Es un arrogante, y se acuesta con cualquier tía a la que pueda echarle el guante. La mayor parte del tiempo, tengo ganas de arrancarle los ojos. ¿Cómo iba a gustarme? Es un imbécil.”
“¿Qué harías sin mí?-me preguntó una noche.
– Vivir una vida… feliz.- murmuré-. Puede que hasta… fuera optimista… si no fuera por ti.
– Mentirosa.- Me mordió el lóbulo de la oreja con actitud juguetona-. Estarías hecha polvo. Admítelo, Duffy, soy el viento bajo tus alas.”

La canción número 7

“Tienes que centrarte en ti. Has de luchar para que la vida te conduzca hacia tus sueños y no te aleje de ellos. Sopesa muy bien cada decisión que tomes porque, aunque no lo sepas aún, por insignificante que parezca, te conducirá irrevocablemente a tu futuro.” (Carlos)

“¿Te digo un secreto?-¿Cuál?-Yo tampoco sé mucho sobre esto.-¡Venga ya! Eso no te lo crees ni tú- exclamé riendo por fin.-Es cierto que me he acostado con bastantes chicas- admitió sin un ápice de presuntuosidad en su voz-, pero estoy tan perdido como tú. Jamás he hecho el amor con alguien que me importe tanto. Nunca he sentido por nadie lo que siento estando contigo”

“No pude evitar detener mi mirada sobre ella. Su rostro estaba iluminado por una expresión de completo gozo; se me antojó más bonita que nunca. En contra de lo habitual, no apartó la mirada. Me observaba desafiante, incluso coqueta, sonriéndome de una forma que hizo que continuara tocando la guitarra absorto, sintiendo que rozaba el cielo” (Carlos)

“Brindemos por el futuro- propuse llenando las copas y alzando la mía.-Brindemos por sus sueños, señorita, que nunca mueran.-Y por los suyos, caballero, para que sigan renaciendo -añadí.-Mi mayor sueño, el que nunca imaginé que tendría, está sentado frente a mí”

“Nadie te puede asegurar que no volverás a sufrir. Sería una mentirosa si te prometiera que no van a ocurrir más tragedias en tu vida. Sin embargo, hay que vivir sin miedo, tratar de disfrutar del presente. Me estoy dando cuenta de que la vida, igual que trae dolor, también nos brinda momentos absolutamente maravillosos, ¿o acaso estar aquí juntos no lo es?” (Blanca)

Después de la lluvia.

“- No lo soporto.- Acercó la cara a la suya asustadiza y le espetó las palabras-. ¡No soporto que otro hombre te mire como yo te miro, te toque como yo deseo tocarte, y mucho menos que te bese como yo necesito besarte! Así que mírame a los ojos y repíteme lo que has dicho antes.”

“… Cuando estaba al lado de Amy, sentía una inexplicable paz interior que aquietaba ese estado de permanente alerta en el que vivía. Contemplar su cara de ángel era como un bálsamos que le curaba las heridas del alma, pero que también le inflamaba de deseo por entrar físicamente en ella.”

“-… Quiero poder ver tu sonrisa todos los días porque le da luz a mi patética vida. Quiero estar contigo porque tú haces de mí una mejor persona.”

“… No voy a darte ninguna opción, tendrás que confiar en que soy capaz de amarte como te mereces, Amy.”

Amos y Mamorras

“Yo no te considero de mi propiedad, yo te considero una extensión de mi alma, Cleo.”

“El corazón de un amo está en una mazmorra muy peligrosa, y solo una princesa con alma de dragón puede
reclamarlo. Cuando entregue mi corazón, lo entregaré para siempre.”

“Cuando llores, yo lameré tus lágrimas.”

Mangaka, Lágrimas en la arena

“—¿Qué? —preguntó cuando terminó de sacarse la camiseta por la cabeza. Sobre el aparador permanecían su arma enfunda­da y su chaqueta.
—Lo siento —dije reculando para volverme hacia el pasillo.
—No me digas que soy el primer hombre que ves sin camiseta… —se burló pedante y resabido—. No te preocupes, siem­pre hay una primera vez.
Me produjo una profunda rabia que se riese de mí de aquel modo. Pero era cierto que verle me había trastornado. ¿Cómo podía no hacerlo? Si bajo aquella camiseta hubiese visto una barriga cervecera peluda y grasienta, y no un cuerpo magistral­mente esculpido para el regocijo femenino, mi reacción habría sido muy distinta.”

– Y tú chica sexy, ¿qué pensaste la primera vez que me viste?

– ¿De verás quieres saberlo?

– Dispara

– Me pareciste un gilipollas – reconocí, y él se rió estremeciéndose bajo mi cuerpo.

– Suelo causar esa impresión

– Eso sí, un gilipollas que estaba como un tren… Pero entiéndelo, intentáste acusarme de un asesinato.  

Es mi dibujo… Te has tatuado mi dibujo.
—Te lo he dicho. Te quiero en mi vida, para siempre —ase­ guró aproximándose, acariciándome con su aliento, hasta que sus labios se fundieron con los míos. Cálidos, suaves y dulces como la fruta fresca.”

Corazón Comanche de Catherine Anderson 

[…] Pídeme que me corte el brazo derecho por ti y lo haré. Pídeme que deje mi vida por ti y lo haré. Pero, por favor, no me pidas que te deje ahora que te he encontrado de nuevo.  No, no me pidas eso, Amy.

“-Amy- […] ¿Sabes cuál es el lugar más seguro en el puedes estar ahora mismo? Da sólo tres pasos, y te juro por tu Dios y los míos que nada ni nadie te hará daño mientras me quede una gota de sangre en las venas”.

Sin salida de Pamela Clare 

“Mi vida se convirtió en una existencia fría, oscura y vacía, pero tú has hecho que vuelva a sentir. Me has devuelto la vida, Zach…” 

“… Ella era tan necesaria para él como seguir respirando. Se arrancaría con gusto el corazón para mantenerla con vida…”

“Te amo, Zach McBride. Ya no estás solo. Has luchado contra los Zetas por mí. Yo voy a luchar por ti… incluso contra ti mismo…”

“Creo que te he amado desde el momento en que me quitaste esa horrible venda de los ojos y te vi. Eres la mujer más guapa y valiente que conozco. Me liberaste, Natalie. Me has hecho libre.” 

Oscura fascinación de Dana Jordan 

“… Lena tiene algo especial que te hace poner rodillas ante ella. No sé si será su naturaleza nómada, o ese encanto que desprenden sus ojos; deberían prohibir que una mujer pueda decir tantas cosas con solo mirarte.”

Hopeless de Coleen Hoover 

“… Tengo que estar seguro de que vamos a sentir lo mismo cuando nuestros labios se toquen. Porque quiero que tu primer beso sea el mejor primer beso de la historia de los primeros besos…”

“- Déjame que te informe de algo – me dice en voz baja-. En el instante en que mis labios toquen los tuyos, será tu primer beso. Porque si nunca has sentido nada cuando te han besado, es que nadie te ha besado de verdad. No de la manera en la que yo pienso besarte.”

“… Las cosas que hacen que te derrumbes son pruebas que te pone la vida, que te obligan a elegir entre rendirte y quedarte en el suelo o limpiarte la suciedad y levantarte incluso más erguida que antes. Yo elijo levantarme. Probablemente me derrumbaré más veces en mi vida, pero nunca me quedaré en el suelo.” 

Lecciones  privadas de Linda Howard

“- No voy a casarme con alguien que no me quiere.
– ¡Maldita sea! –rugió Wolf, y levantó la cara de Mary hacia él-. ¿Que no te quiero? ¡Joder, Mary, haces lo que quieres conmigo desde la primera vez que te ví! Por ti habría matado a Bobby Lancaster sin pensármelo dos veces, ¡así que no vuelvas a decir que no te quiero!”

Tatiana y Alexander de Paulina Simmons 

“En el tapiz de la existencia de Alexander había un único hilo que no podría romperse con la muerte, el dolor, la distancia, el tiempo, la guerra o el comunismo. «No hay nada capaz de romperlo —susurró Tatiana. Y con su aliento, su cuerpo y sus labios, añadió—: Mientras yo esté en el mundo, mientras respire, tú perdurarás, soldado.»”

 

Caricias de hielo de Nalini Singh 

“—Pero no soy una gata doméstica. Nunca lo he sido. Y lo que me hicieron no ha cambiado eso. Me siento atraída por la fuerza de Judd…, dame un perrito faldero y el pobre hombre acabará hecho un mar de lágrimas al cabo de una hora.
En los labios de Faith se dibujó una sonrisa haciendo que unas arruguitas aparecieran en los extremos de sus ojos.
—Entonces casi siento lástima de Judd. —Y, acercándose, le susurró—: Haz que se sienta incómodo. No aceptes un no por respuesta. Presiona y presiona hasta que pierda el control.

Recuerda que el fuego funde el hielo.

La noche del jaguar de Nalini Singh 

– No soy un leopardo – le dijo al oído, y aquel sonido era tan ronco que se preguntó si había adopatado por completo la forma humana.
– Oh. – No era extraño que hubiera errado; no sabía casi nada sobre la realidad de los cambiantes. Y ellos jámas se habían metido en el mundo de Faith-. Acepta mis disculpas por haberte ofendido.
– ¿No sientes curiosidad por saber lo que soy?
– Sí.- También por conocer su rostro humano-. ¿Puedo darme la vuelta?
La suave risilla del hombre reverberó por todo el cuerpo de Faith y exigió su completa atención.
– No está tan oscuro, pelirroja… No llevo nada de ropa encima.

El diablo tiene ojos azules  de Lisa Kleypas: 

– Supongo que ahora todo ha acabado- dije, armándome de valor – ¿Verdad?.

– ¿Es eso lo que quieres.

Se me hizo un nudo en la garganta. Negué con la cabeza.

– ¿qué es lo que quieres, Haven?.

– ¡Te quiero a tí! – chillé y las lágrimas volvieron a aflorar – Pero no puedo tenerte

Hardy se acercó un poco más, me tomó la cabeza entre las manos y me obligó a mirarlo a los ojos.

– Haven, cariño… ya me tienes.

Jane Juega y Gana de Rachel Gibson: Luc a Jane 

“- Te quiero, y quiero estar contigo porque a tu lado me siento mejor -le colocó el pelo detrás de la oreja-. Una vez me preguntaste qué era lo que veía cuando miraba hacia el futuro -la tomó de la mano-. Te veo a ti -agregó, y le besó los nudillos.”

Donde empiezan los sueños de Lisa Kleypas: Zachary a Holly 

“-Te seguiré a la otra vida si tengo que hacerlo -le susurró roncamente al oído-. Jamás te librarás de mí. Te perseguiré en el cielo y en el infierno, y más allá todavía – Zachary continuó susurrando sin cesar, amenazando, intimidando, maldiciendo, mientras la tenía apretada contra su cuerpo, como si pudiera evitar físicamente que la vida la abandonara-. Quédate conmigo, Holly -musitó con furia, acariciándole con la boca el rostro y el cuello empapado de sudor -. No me hagas esto. Quédate, maldita sea -y, finalmente, cuando la garganta le dolió tanto que ya no pudo hablar, se tumbó junto a ella, hundiendo la cabeza en sus senos quietos.”

Inmisericorde de Arlette Géneve: Diego a Violet 

“Mi felicidad depende de tí, de tu regreso. Te necesito, aunque hasta hace poco no lo supiera. No me castigues por mi ignorancia”

“Te amo, Violet, como nunca llegue a imaginar que lo haría. Estas en mi sangre, vives en mi corazón, y moriré si me apartas de tu lado de nuevo”.

Harley R. de Patricia Sutherland: Evel a Abby 

“Llevas toda la vida preguntándote si alguna vez se te concederá el milagro de amar a alguien que también suspira por tí, y de experimentar, aunque más no sea una vez, que se siente al unirte en cuerpo y alma a esa persona. Tú eres mi milagro Abby, y deseo con todo el alma ser el tuyo”.

Vindicatio de Arlette Géneve: Aradia a Máximo

“—¿Me amas, Máximo? ¿Como yo te amo a ti?

El general negó con la cabeza y Aradia contuvo un gemido preñado de desilusión.

—Tú amas de una forma loca y sin control; yo te amo a ti de forma mucho más reflexiva, sensata y equilibrada.”

El encanto del cuervo de Maria Martinez: Nathan y Abby

“Yo no soy el chico bueno y perfecto de la peli. Lo siento, es lo que hay y creí que lo sabías. Hago apuestas, soy capaz de darle una paliza a un tío si creo que la merece o romperle el brazo al que se atreva a tocarte. No suelo poner la otra mejilla, y quien me la juega lo paga caro. Lo que ves es lo que hay.”

“No hay nada en este mundo que desee más. Lo intento desde el primer día que te vi, con todas mis fuerzas. Quiero odiarte, necesito odiarte…”

Amante Despierto de JR Ward: Zsadist a Bella 

“Hasta que tú me encontraste, estaba muerto aunque respiraba. Estaba ciego aunque podía ver. Y luego tú llegaste… y desperté”.

Sombras en el Crepúsculo de Linda Howard: Webb a Roanna 

“Te quería cuando eras una mocosa, tan traviesa que es un milagro que no me salieran canas antes de tiempo. Te quería cuando eras una adolescente de piernas largas y delgadas, con ojos que me partían el corazón cada vez que te miraba. Te quiero ahora que eres una mujer que hace que se me derrita el cerebro, me tiemblen las piernas y se me ponga dura la polla. Cada vez que entras en una habitación, el corazón casi se me salta del pecho. Cuando sonríes, me siento como si acabara de ganar un Premio Nobel. Y tus ojos siguen rompiéndome el corazón.”

Amante Eterno de JR Ward: Mary y Rhage 

“No me enamoraré de ti” dijo ella. “No me lo puedo permitir. No lo haré”.
“No pasa nada. Yo te querré lo bastante para los dos”. […]
“Tú no me conoces”. […]
“Sí te conozco”. Se apartó un poco, mirándola con la convicción y la claridad de un animal. “Sé que me mantuviste seguro cuando salió el sol y yo estaba indefenso. Sé que me cuidaste aunque tenías miedo. Sé que me diste de comer de tu cocina. Sé que eres una guerrera, una superviviente, una wahlker. Y sé que tu voz es el sonido más maravilloso que he oído jamás”. La besó con delicadeza. “Lo sé todo sobre ti, y todo lo que veo es hermoso. Todo lo que veo es mío”.
“No soy tuya” susurró.
Su rechazo no lo perturbó. “Vale. Si no puedo tenerte, entonces tómame tú. Tómame entero, o en parte, o solo un trocito, lo que tú quieras. Pero por favor, toma algo de mí”.

Contigo escucho las estrellas de Linda Guillard 

“Eres como una caja de bombones sin tarjeta de los sabores, la tarjeta que dice de qué son. Nunca sé qué me va a tocar contigo: un relleno suave de crema, algo masticable o una explosión de alcohol.”

La antigua magia de Lisa Kleypas: McKenna y Aline 

“Te deseo por mil razones que no tienen nada que ver con tus piernas, y… no, maldita sea, te deseo por ninguna razón en especial, mas que por el hecho de que tú eres tú. Quiero penetrar hasta lo más profundo de ti y quedarme horas… días… semanas. Quiero mañanas, mediodías y tardes contigo. Quiero tus lágrimas, tus sonrisas, tus besos… el olor de tu pelo, el sabor de tu piel, el tacto de tu aliento en mi cara. Quiero verte en el último instante de mi vida… yacer en tus brazos cuando exhale mi último aliento.”

2 comentarios en “Citas Memorables

  1. La frase de Zsadist a Bella siempre me pone los pelos de punta y eso que he leído el libro cientos de veces. Al igual que la de Rhage a Mary. Aún recuerdo cuando me recomendaste La hermandad cuando yo era más de Dark Hunter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s