Cruzando los límites

cruzando los limites

Savannah no entiende por qué todo el mundo se empeña en que vuelva con Brian. ¿A nadie le importa la razón por la que rompieron? Quizá debería hacerse la tonta y aceptar que su perfecto, brillante y universitario novio se acostó con otra chica en el asiento trasero de su coche, destrozando su pequeño universo y sus planes de futuro.

Caleb es todo lo contrario a Brian, alguien poco recomendable. Es insolente, descarado y temperamental, y posee una mirada capaz de provocar incendios. Savannah conoce el peligro que supone acercarse a él. Sin embargo, ahora que el chico ha regresado a la ciudad, lo que hace unos años solo era un amor platónico e infantil amenaza con transformarse en algo muy real… y convertir su último verano, antes de ir a la universidad, en el más excitante de toda su vida.

“Cruzando los límites” es una novela que esperé durante mucho tiempo y que cuando la tuve en mis manos no sabía cuándo empezarla porque me daba bastante miedo. Sabía lo que me iba a encontrar, que dicho contenido me iba a encantar y a enamorar pero al mismo tiempo le tenía pánico y pavor porque sabía que era una historia con la que iba a conectar desde la primera página y que no iba a poder parar de leer. Tarde en leerla un tiempo pero cuando empecé a leer el prólogo no pude despegarme del libro hasta que no la terminé. Tenía las espectativas muy altas pero siempre he tenido confianza en María Martínez y sabía que dichas espectativas iban a ser cumplidas y superadas y así ha sido. Es una novela magnífica, intensa, apasionada con una historia de amor que desgarra por dentro.

María Martínez es una escritora a la que admiro, por como se toma su trabajo, por su responsabilidad a la hora de crear nuevas historias y adentrarse en nuevos géneros, por lo encantadora que es porque siempre tiene una sonrisa para sus lectores. Aunque sobre todo la admiro por sus novelas. Cada vez que tengo una de sus novelas en las manos, sé que tengo calidad en sus páginas, sé que tengo una historia cuidada, unos personajes únicos, especiales, profundos que no sólo se quedan en los estereotipos. María escribe algo más que novelas new adult, o del género que sean. Me gusta lo que escribe del género que sea. Es una escritora que nunca me falla y con esta historia lo ha vuelto a hacer. Hay muy pocas novelas de las que pueda decir esto, pero “Cruzando los límites” es como tener oro líquido en las manos. Si, lo que leeís. A pocas novelas las calificarái de diez, pero esta lo es.

Esta novela salio en junio en la Feria del Libro de Madrid, la leí en un suspiro, mejor dicho la devoré pero la reseña ha tenido que esperar todos estos meses porque he tenido que releer la novela dos veces para realizar esta reseña. Quería empaparme bien de los detalles, de todas las emociones, sentimientos que remueve esta novela para poder reseñarla como creo que debo hacerlo. Todo lo que he dicho anteriormente de ella es cierto, es una novela magnífica. María nos cuenta la historia de como dos personajes cruzas los límites, no los límites físicos, sino los prejuicios de clase. Caleb y Savannah son dos personajes que no tendrían porque haberse curzado, pertenecen a dos mundos diferentes pero se cruzan por el azar, o quizas por el destino.

Caleb es, como bien le define su mejor amigo Tyler, una bomba de relojeria con un temporizador muy corto. Le ha tocado vivir una infancia dura, llena de carreras ilegales, palizas por parte de su padre. Ha vivido en el mundo en el que es necesaria la fuerza para hacerte respetar y para sobrevivir. Tiene buen corazón, pero ese corazón se ha visto aplastado por las circunstancias. No es un tipo amable, no es fácil convivir con él. Quienes le conocen sabe que es un tipo leal, pero peligroso. Puede llegar a ser agresivo y bastante temible pero para su familia y no sólo de sangre, se dejaría matar e incluso mataría por ellos. Es canalla, rebelde, encantador. No os equivoqueis no es cruel. La violencia que le rodea no le gusta pero se ha visto obligado a vivir entre ella y allí sólo sobrevivie el más fuerte. Su lado encantador, “amable”, su corazón sólo lo ve su madre, sus amigos. El corazón lo tiene bien oculto pero se encuentra con un ángel que lo sacará a la luz y hará lo que sea por merecerlo.

Savannah es ciento por cien ángel según Caleb. Es una niña rica, de barrio con posibilidades, bien educada. Es la hija perfecta y la novia perfecta que todo chico querría tener. Es guapa, atractiva, tiene buen corazón, es compasiva. Vive con sus padres. Su padre juez la adora pero espera de ella cosas que no quiere, su madre vive su segunda o tercera juventud. Ha crecido creyendo que tiene que ser perfecta para agradar a todos y esconde parte de si misma en su interior. Tiene una parte macarra, contestona e irreverente que no sale a la luz hasta que cierto joven del que estaba colada en el instituto aparece en la ciudad. Savannah, no es como los demás ricos de Port Pleasent, ve más allá de su barrio y quiere dejar atrás sus prejuicios. Parece un ángel pero tiene algo de demonio, que solo sale a la luz cuando Caleb Marcus esta presente.

Como podéis ver son dos personajes distintos. Muchos podéis creer que es la típica historia de niña rica que se enamora de chico malote y pobre. Puede ser que haya parte de eso pero la autora sabe ir más allá. La autora sabe profundizar en los personajes, mostrarnos más allá de los tópiocs y de nuestros propios prejuicios como lectoras al encontrárnos una historia como esta. Nos muestra dos personajes con un pasado diferente, que de adolescentes sólo se cruzaron de manera casual que se reencuentran y descubren que hay atracción entre ellos. Una atracción con la que en principio no saben que hacer pero que deciden explorar. Su historia evoluciona notablement según avanzan las páginas, mostrándonos que hay más complejidad de la que parecía. Es una historia de amor desgarradora, porque las emociones están a flor de piel. María Martínez sabe mostrarnos lo desgarradoras que son las decisiones que ambos personajes deben de tomar si quieren que su relación funcione.

Aunque no es lo que pretenden al principio, Cassie y Tyler, son dos personajes que tendrán su papel en la novela para que la relación de Caleb y Savannah funcione. No es lo que pretenden al principio porque ambos saben lo que sus amigos estan arriesgando y los problemas que pueden tener por relacionarse y enamorarse. Cassie y Tyler saben a que mundo pertenece cada uno y no quieren que sus amigos sufrán aunque les apoyarán en todo e incluso intercederán por ellos en alguna ocasión.

Cassie es una chica bastante deslenguada, atrevida y a la que le importan bien poco los prejuicios. No es tan inocente e ingenua como Savannah quizás porque parece que ha vivido menos protegida. Además ya tuvo una relación con tipo parecido a Caleb y sabe donde Savannah se esta metiendo. Será su fiel confesora y también intentará que su amiga no sufrá por amor. Tyler es el mejor amigo de Caleb. Quiere a su amigo como un hermano, sabe que la estancia de Caleb en el pueblo es temporal por eso no le gusta ni un pelo que Savannah se haya cruzado en el camino de Caleb y que este se haya obsesionado con ella. A pesar de que le advierte, no dudará en ayudarlo, e interceder por él cuando crea que se ha pasado de la raya. La relación de Cassie y Tyler es tambien bastante explosiva, no es que se lleven especialmente bien pero ya se sabe del odio al amor sólo hay un paso. Los duelos diálecticos de estos dos pesronajes también harán la delicia del lector.

En la novela también aparecen otros personajes como los padres de Savannah y Brian su ex. Brian es un canalla con buena educación pero que esconde a un tio muy cruel y bastante peligroso. A mi no me engaño en ningun momento. Es el típico niño rico que lo tiene todo y que se cree superior a los demás. Los padres de Savannah son buenas personas peor que se dan cuenta, gracias a su hija, que los prejuicios no son nada buenos y hay que dejarlos a un lado.

Como podéis ver es una novela muy completa donde se cruzan varios límites. Creo que María Martinez ha conseguido una novela bastante redonda, de diez y que debéis darle una oportunidad. Creo que no defraudará porque tiene de todo: amor, drama, valores, etc. Es una novela bastante extensa pero os aseguro que cuándo comenzéis a leer no podréis ni querréis parar. Savannah es un ángel con un tanto por cierto de demonio y Caleb es un lobo feroz, gruñon, peligroso pero con aire canalla, encantador y cautivador. Tenéis que conocerlos. ¿A que esperáis?.

Anuncios

Un comentario en “Cruzando los límites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s