Brisas de noviembre

Brisas de noviembre

Cuatro años atrás, Franci Duncan y Sean Riordan, compañeros en la Fuerza Aérea, rompieron su relación de pareja. Ella quería casarse y tener hijos. Él, no. Pero un encuentro casual les demostró que su amarga ruptura no había enfriado la pasión que ardía entre ellos. Sean había sentado la cabeza: ya no era el arrogante piloto de caza de años atrás, y quería que lo intentaran de nuevo. A fin de cuentas, tenían un pasado común. Pero no era eso lo único que compartían. Franci había tenido un motivo secreto para abandonar a Sean cuando se había negado a comprometerse con ella: se llamaba Rosie y era una niña pelirroja de tres años y medio que había heredado los ojos verde esmeralda de su padre. Sean se llevó una sorpresa mayúscula y se puso furioso al descubrir el engaño de Franci. Para que Franci y Sean volvieran a confiar el uno en el otro quizás hiciera falta un pequeño milagro…. y un amor de los que movían montañas.

Décima novela de la serie “Virgin River” publicada por Harlequin Iberica. En esta novela nos volvemos a encontrar con uno de los hermanos Riordan. Esta vez se trata de Sean, un miembro de la fuerza aérea. Si habéis leído otras novelas habréis comprobado que se trata de  todo un playboy que no quiere ataduras y tampoco compromisos. Recuerda mucho a Luke con la diferencia que Sean a mi parecer es algo más canalla.

Sean Riordan es un hombre maduro, miembro de la fuerza áerea, engreído, algo pedante a mi parecer y que le encanta vivir la vida sin ataduras. Tiene notable éxito con las mujeres y no se arrepiente de ello. En esto no es muy diferente de su hermano mayor Luke. Aún en este libro Sean esta sorprendido por la relación de Luke con su hermana Shelby, le sorprende verle tan feliz y tan encantado de estar atado a una mujer y con la intención de tener su primer hijo. Le sorprende porque el rechazo esa oportunidad hace mucho tiempo. Sin embargo, tras volver a Virgin River a casa de su hermano, en el fondo envidia Luke. Puede que muy en el fondo de su corazón. Ya se ha cansado de las aventuras de una sola noche, donde una mujer le baila el agua y le regala el oído simplemente para poder llevárselo a la cama. Digamos que ninguna mujer ya es un desafio para él. Ninguna mujer lo era, porque la que fue su novia Franci Duncan, le dejo claro que o se casaba o se ataba o cada uno seguiría por su lado. Sean no es un hombre que reciba bien los ultimatums, pero como él mismo se da cuenta, es un necio. 

Efectivamente Sean es un necio. No es que no me gustara el personaje, tenía cierto encanto, tanto que muchas lectoras suspirarán por él pero a mi me gusto que la protagonista de esta novela le hiciese sufrir un poco y le hiciese morder el polvo en muchas ocasiones.  Me gustan los personajes como Sean, son atractivos, encantadores magnéticos, pero digamos que todo en su justa medida. Al final acabé adorando a este personaje pero no como a Luke.  Hasta ahora ninguno de los personajes masculinos de esta serie me ha gustado tanto como Mike o Luke.

Aquí en esta novela nos encontramos con una mujer fuerte, como Franci Duncan. Una mujer que dejo atrás a su playboy a pesar de que estaba coladisima por él y completamente enamorada por el hecho de que él no podía ofrecerle lo que tanto quería, una familia, hijos, formar juntos un hogar. Franci es enfermera, formo parte de la fuerza aérea. No quiso convertir el ejército en su vida pero tiene muy buenos recuerdos de ello, sobre todo a Sean Riordan. Sean fue el amor de su vida, le dolió dejarle atrás pero tuvo que hacerlo para poder ofrecerle a su hija una vida mejor.

La relación entre estos dos personajes al principio es bastante tensa, pero poco a poco ves como donde hubo fuego quedan ascuas. Sean se da cuenta que ninguna mujer le ha complementado como le complementaba Franci. Si que la quería pero reconoce que fue un piloto estúpido con ansias de grandeza que se dejo llevar por ellas y no vio aquello tan maravilloso que tenía delante y que Franci le ofrecía. Tras darse cuenta, tras un encuentro fortuito no esta dispuesto a volver a perder eso. Shelby le ayudará un poquito dandole un buen consejo.  Y gracias a este consejo y a su tenacidad vence las reticencias de Franci y se vuelve a ganar un lugar en su vida. Me ha gustado bastante este desarrollo en la relación, aunque al principio pensé que le daría unas cuantas tortas a Sean. Me gusta que Franci al principio se lo ponga complicado. Y Rosie, la hija de ambos, es una niña entrablable de rizos rojos que cautivará a su padre  y le dara otro motivo más para quedarse en Virgin River.

Esta novela me ha gustado bastante más que la anterior de esta serie. Creo que es porque tengo debilidad por las novelas de los hermanos Riordan. Espero con ansias y mucha paciencia el resto de las novelas de la serie. Cuando leo esta serie me absorve totalmente, acabo cada libro con una sonrisa y aunque algunos libros me han gustado de manera desigual, reconozco que soy una fan incondicional de esta serie. Para mi es irresistible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s