Vindicatio

27 a.C. Las intrigas políticas y las traiciones están a la orden del día en el Imperio romano. Las ansias de poder de muchos de sus senadores les llevan a cometer actos reprobables. Nadie había preparado a Aradia para lo que le aconteció a su familia. Una aciaga noche su vida tranquila y pacífica quedó rota y su protección pasó a manos del hombre por el que ella siempre había aguardado en silencio. 

El general Máximo Magno, uno de los centuriones más aguerridos del Imperio, un hombre destinado al norte de sus confines, regresó a Roma para darse cuenta de que su madre, en su ausencia, había tomado algunas decisiones por él. Y, fruto de ellas, se vio encadenado a una chiquilla a la que siempre había visto como una niña. Lejos de Roma ambos tendrán que empezar a conocerse y a aprender a convivir con el otro… 


Desde que conocí a Arlette Geneve a través de su novela “El carcelero de Isbiliya” supe que era una autora a la que tendría que tener en cuanta dentro del panorama de la novela histórica. Después de seguir leyendo sus novelas, tanto anteriores como posteriores a la novela que menciono, creo que puedo decir que es una de las mejores autoras que he leído. La novela histórica no es un género fácil requiere un gran trabajo de documentación que en tiempo difiere según a la época a la que te quieras enfrentar. Además también implica cierto compromiso por parte de la autora. No es lo mismo una novela histórica que una novela “de época” y me explico. Una novela de época, escoge una época determinada para la ambientación pero nada más, mientras que en una novela histórica no solo la época sirve de ambientación sino que hay que ser coherente, fiel y rigurosa con la misma y con los hechos históricos que han sucedido en ella. Una cosa es que la autora se tome alguna licencia, que debe justificar posteriormente y otra muy distinta que de por hecho ciertas cosas y que no estén comprobados verídicamente. 

Realizando esta salvedad, admiro a Arlette por su buen hacer a la hora de escribir sus novelas. Hasta ahora en las que he leído ha mostrado un alto grado de seriedad y rigurosidad a la hora de abordar hechos históricos. Hecho que para mi la honra, porque no es fácil documentarse de manera tan amplia y dejar entrever dicha documentación en la novela. Sus novelas son históricas, bien documentadas, serias y apasionantes. En el caso de “Vindicatio” nos encontramos además con otro detalle a tener en cuenta, estamos hablando del Imperio Romano. Época crucial en nuestro continente porque a los romanos debemos muchas cosas como el derecho romano, obras públicas, arte, etc. Y además no permite  la frivolidad que podemos encontrar hasta cierto punto en novelas de regencia o la época victoriana.  Ambientar una novela en esta época requiere valentía y mucho compromiso además de mucha documentación.  Quienes me conocen saben que soy exigente con lo que leo, pero además por formación profesional lo soy aún más con las novelas históricas. No me gusta que me tomen el pelo y cuando leo novela histórica no busco novelas ligeras sino novelas consistentes, coherentes y rotundas. 

El Imperio Romano es una de mis épocas favoritas. Desde que la propia autora anunció en el III Encuentro de RA que su próxima novela iba a transcurrir en Roma y justo en el Imperio Romano, supe que iba a caer en mis manos. Decir que se va a escribir una novela de este tipo es arriesgado, y a mi me produjo su anuncio un profundo respeto. Aunque he de decir que también algo de miedo. Escribir sobre Roma son palabras mayores y la novela podía gustarme o defraudarme totalmente. Pues bien la novela no me ha gustado me ha encantado y no me ha defraudado en absoluto. Es una novela solvente, coherente, rotunda, apasionante, preciosa, increíble, maravillosa, magnífica. Y podría seguir añadiendo adjetivos. 

Creo que no podría haber sido otra autora la que se lanzara a escribir una historia como esta. Digo esto porque si algo me gusta de Arlette es que se arriesga. Se arriesgo a escribir una novela sobre la época napoleónica y lo bordo. Y ahora se lanza a escribir una novela histórica contundente y rotunda con una historia de amor preciosa, apasionante, bella, dramática. Y también lo ha bordado. No doy un diez a cualquier novela, pero Vindicatio se merece esa nota y mucho más. Me engancho desde la primera página hasta la última. Desde que la empecé no pude parar de leerla. Es realmente brillante. 

Los personajes son magníficos. Lucio Máximo Magno es un personaje increíblemente completo, militar por devoción y vocación. Es un hombre con las ideas claras, parco en palabras pero que habla con acciones. Hombre sosegado, paciente, protector de los suyos, hombre de familia. Me cautivó desde el principio con sus formas solemnes, su preocupación por la familia, el respecto que les profesa. Aunque lo que más admiro de este personaje es su lealtad y sus principios. 
Aradia es una joven impetuosa, alegre, vivaz, aunque si hay una palabra que la describe es vital. Aradia es pura vitalidad, con ella arrasa allá donde va, es la alegría de su familia. Impetuosa pero con una profunda lealtad hacía aquellos que quiere. Enamorada de Máximo desde que era una niña, las circunstancias y las intrigas la pondrán en una situación límite. 

La relación entre ambos se desarrolla poco a poco. Ambos tienen que conocerse. Máximo debe aprender a que Aradia ya no es una niña y Aradia a controlar su impetuosidad a la vez que dota de alegría y amor la vida de un general marcado por la vida militar y la rigidez que esto implica. Es una relación muy bien construida, llena de pasión, vitalidad, ternura, aprendizaje. Es muy enternecedor ver los sentimientos que la joven Aradia inspira en un hombre tan estricto y rígido como  Máximo. 

Los personajes secundarios están muy bien desarrollados y la evolución de los mismos es coherente a las circunstancias. Arlette Geneve describe muy bien los entresijos de la política en Roma, lo que conlleva estar en el poder, llegar a él o caer de manera estrepitosa. En Roma las intrigas están a la orden del día, hay que tener mucho cuidado con quien se relaciona uno, a quien se une en matrimonio de conveniencia, quienes son los amigos y quienes los enemigos. Las apariencias pueden engañar y llevar la situación a momentos límite donde no solo peligra el prestigio político sino también la vida. Solo el más fuerte o el mejor relacionado vive en Roma. Máximo debe enfrentarse a esta situación debido a su lealtad a la familia Sila.  Aradia debe enfrentarse al hecho de que su familia es considerada traidora y vivir para contarlo. 

A ambos las circunstancias les llevan a estar unidos. Juntos aprenden a conocerse pero también luchan por limpiar el nombre de la familia Sila y tener un futuro. Aunque sobre todo luchan para sobrevivir a sus enemigos. No se puede desvelar mucho de esta novela sin desvelar la trama principal. A lo ya dicho en esta reseña solo puedo añadir, que Vindicatio es una novela imprescindible. Nadie se la puede perder porque disfrutarán desde la primera página hasta la última. 

Y por último solo me queda darle las gracias a Arlette Géneve por regalarnos una historia como esta. Y felicitarla porque es una novela realmente magnífica. 

Anuncios

Un comentario en “Vindicatio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s