Independencia de criterio

Buenas noches a todos. Últimamente escribo bastante tarde en el blog. Es lo que tiene trabajar de tarde y llegar a las diez de la noche a casa. Pues hoy antes de colgar alguna que otra reseña que tengo pendiente, saco un hueco para hacer una reflexión escrita. 

La reflexión es sobre la independencia de criterio. Independencia de criterio a la hora de realizar una crítica constructiva o una reseña sobre una novela, ensayo, obra de teatro, película. En fin, una reflexión sobre lo que se tercie. En mi caso se trata de reseñas literarias. Me encanta reseñar libros que me han gustado o que me han apasionado, compartir mi opinión con otras lectores. Antes lo hacía en los foros, aún lo hago, otras veces lo hago en reuniones con amigos donde se habla de muchas cosas pero también de literatura. Cuando colgaba las reseñas u opiniones sobre una novela en algún foro me gustaba leer las respuestas que se recibían para ver si otras lectoras compartían mi opinión. Después de años pululando por los foros, después de muchos años dejando reseñas en ellos me he encontrado con algunos comentarios curiosos. 


Siempre he dicho que soy una lectora exigente por dos motivos: tiempo y dinero. Si, el tiempo porque los días tienen veinticuatro horas  por lo que no se esta para perderlas sino para aprovecharlas. Y el dinero, soy una lectora voraz, no soy de las que lee tan solo un par de libros al mes, leo muchísimo más aunque nunca llevo la cuenta. Quizás lea diez al mes. Así que dado el gasto que eso supone, pues si soy exigente y mucho.  Por eso me sorprende que me digan algunas cosas que me he encontrado por ahí que me dejan a cuadros. No me malinterpretéis, no es que me afecten pero por decirlo de alguna manera me hace gracia. Algunas de las cosas que he leído es que soy muy dura con la puntuación que doy a las novelas, o que no hago reseñas amables. O que las hago solo a aquellas autoras con las que me llevo bien. 


Me gusta ser objetiva cuando leo una novela. Leo por placer, leo casi todo lo que cae en mis manos pero si a la página cincuenta no me ha enganchado lo dejo, ya que tengo mucho más que leer. El tiempo no esta para perderlo con novelas que no te transmiten nada o no te aportan nada positivo ni te van a dejar una sonrisa al terminarlas. Llevo bastante tiempo leyendo romántica, lamentablemente he visto publicadas cosas muy buenas pero también mucha morralla y cosas realmente mediocres. La morralla no la quiero, mi tiempo y mi dinero son preciados para mi así que quiero cosas de calidad. Por eso soy dura en mis puntuaciones. Las reseñas son constructivas pero si la novela no me gusta no tengo miedo ni tengo problemas en decirlo. Quien me conoce sabe que en cuestión de novelas no soy políticamente correcta. 


No me caso con nadie porque no quiero casarme. Realmente no me apetece. Me han llegado a decir que me caso con autoras que han publicado recientemente y que da la casualidad que son personas con las que me llevo bien. Quien piensa eso se equivoca. Puede que me lleve bien con autoras españolas pero cuando leo una novela suya si no me gusta lo digo sin tapujos y son las primeras en enterarse. En el momento en que empiece a casarme con alguien dejaré de hacer reseñas. No me parece objetivo y no me parece serio hacer reseñas siempre positivas y poniéndoles la máxima nota. Me parece un fraude y una farsa. Ese tipo de reseñas solo suben el ego y una autora por su puesto que agradece reseñas positivas que le suban el ego, pero subirle el ego dejando fuera la realidad o la objetividad no va a ninguna parte. No las ayuda porque eso no las hace mejorar. Reseñar sin independencia de criterio no las hace crecer como escritoras. 


En alguna entrevista que he hecho en este blog a alguna autora, les he preguntado por su opinión sobre la crítica y que significa para ellas. Y también se lo he preguntado en persona.  La respuesta siempre ha sido lo misma: la crítica constructiva desde el respeto es siempre bienvenida porque las hace mejorar. Reconocen que es duro, pero admiten que un lector tiene derecho a opinar, desde el respeto. No se hunden sino que eso las motiva para seguir mejorando. 


Pues bien esa es la razón por la que nunca me casaré con nadie. Sean o no amigas mías siempre seré objetiva y crítica. Quiero leer calidad y lo que no sea calidad es mejor que se quede en el armario o en un cajón. Y si mis reseñas ayudan a mejorar a autoras que ahora mismo están publicando, mejor que mejor. Así que para mi la independencia de criterio es imprescindible. La voy a seguir manteniendo porque hacer lo contrario va en contra de mis principios. 

Anuncios

2 comentarios en “Independencia de criterio

  1. Muy de acuerdo contigo guapa, ante todo ser fiel a uno mismo. Y como bien apuntas, con educación y de forma constructiva se puede dar una opinión negativa sin que el autor o lector se ofenda.

    Veo que tu no pasas de las 50 paginas, yo llego hasta las 100, si llegados a ese punto no me engancha paso a otro. Con todo lo que tengo esperando…

    Besos y buenas noches 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s