Fuerza de la naturaleza

Ric Alvarado todavía no se acostumbra a tener a Annie Dugan rondando por la oficina. El detective privado la ha contratado como secretaria, pero la inteligente y hermosa hermana de su mejor amigo del instituto parece no conformarse con simples tareas administrativas. Cuando llega un nuevo caso, Ric no podrá obviar sus peticiones y accederá a entrenarla. Sin embargo, lo que en un principio parece una típica búsqueda de desaparecidos se convertirá en un peligroso juego que los llevará hasta las fauces del mismísimo capo de la Mafia, Gordon Burns.

El agente del FBI Jules Cassidy está hecho un lío. Su vida amorosa parece tambalearse por momentos, y más tras haber visto de nuevo al irresistible y carismático actor Robin Chadwick, por el que siente una profunda atracción. Y ahora, la investigación que tiene entre manos ha llegado a un punto muerto. Aunque cuenta con información fiable de las actividades ilícitas de Burns, su agente infiltrado ha dejado de dar noticias, y ya teme lo peor. Su último cartucho, un detective privado y su inexperta ayudante.

Con la ayuda de Robin, Ric y Annie penetrarán en la organización de Burns con el objetivo de ayudar a Jules a descubrir la trama mafiosa. Un comprometido encargo con altas dosis de tensión que hará emerger sus instintos más primarios.


Suzanne Brockmann es una autora que desde que la descubrí con su serie “Altos, Oscuros y Peligrosos” me ha encantado. Me gustan sus personajes, la profundidad que le da a los mismos y a las relaciones de amor, con el añadido de tramas trepidantes. La serie Troobleshooters también es una serie muy buena, quizás la única pega que le pongo es que es una serie que en España se esta publicando en desorden. Lo que esto supone es que conocemos la evolución de los personajes a medias.  Es decir, en las novelas salen muchos personajes que ya deberíamos conocer, que aportan retazos o guiños importantes a la trama y que nos perdemos por no conocer sus historias previamente. 

Esta novela es un buen ejemplo, es la número once de la serie, y conocemos a personajes que ya han salido en otras novelas como puede ser Jules y Robin, que tuvieron parte importante en la historia de Jane y Cosmo que son los protagonistas de la novela número ocho. Lo que implica es que hay historias de por medio que nos hemos perdido. Dejando esto a un lado esta novela es una de mis preferidas de esta serie, al menos de las que he podido leer. Me gusta el planteamiento de la misma como un fuego cruzado. Me explico, la historia comienza con Ric y Annie investigando un caso mientras que Jules tiene otro caso distinto. Esto es en apariencia. Hay un momento en que ambas tramas se cruzan y las historias de los cuatro protagonistas se entrecruzan. 

En esta novela hay dos parejas bien diferenciadas. La primera de ellas es la Ric y Annie, dos personas que han sido amigos desde hace más de diez años. Annie es la hermana del mejor amigo de Ric y cuando ésta vuelve a Sarasota se reencuentran.  Annie es una mujer independiente, aunque algo vulnerable que quiere que reconozcan su valía así como el hecho de que una mujer sirve para algo más que estar en casa y cocinar. Ric es un antiguo policía convertido en detective privado. De origen cubano, hijo de un músico de jazz bastante conocido, es muy tradicional y protector. Aunque a lo largo de la novela tendrá que hacer concesiones. La historia de esta pareja esta aderezada de malentendidos  pero no por que haya terceras personas en discordia sino porque Ric no quiere hacer daño a Annie y no explica bien sus sentimientos. Lo disfraza todo a través de la relación jefe protector con experiencia que quiere proteger a su pupila. Su historia es bastante interesante. 

La segunda pareja es la formada por Jules Cassidy y Robin Chadwick. Jules participó en una misión con Cosmo en otra novela anterior donde conoció a Robin, hermano de Jane. Digamos que hay cierta atracción entre los dos pero la relación se enfría porque antes de poder estar con Jules abiertamente, Robin tiene que reconocer su condición y además solventar ciertos problemas con el alcohol. Es una relación intensa, bastante compleja y llena de altibajos. Sin embargo, para mi es una de mis preferidas de esta novela por todo lo que llevan ambos a sus espaldas. Robin ayudará a Jules y a su equipo a investigar a Gordon Burns, lider de una organización criminal que ha cometido varias actividades ilícitas. Para Jules la investigación estaba en punto muerto, pero se reaviva gracias a la colaboración de Robin, Annie y Ric. 

La trama es interesante, trepidante, apasionante y llena de sorpresas. Es una investigación criminal importante y la autora sabe mantenernos en vilo al mismo tiempo que nos narra la historia de estas dos parejas. El final no puede ser mejor. Como en toda novela romántica hay final feliz, pero para llegar a él y poder disfrutarlo es necesario una trama coherente y consistente. Y Suzanne Brockamann nos proporciona eso y mucho más. Sin duda una de las mejores novelas de esta autora. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s