Pacto de Sangre. Almas Oscuras I

William acaba de llegar a Heaven Falls. Es callado, distante, y su mirada esconde grandes secretos. Sus cambios de personalidad intimidan y su atractivo revela tantas luces como sombras. Quizá, por eso, Kate no puede quitárselo de la cabeza. Pronto descubrirá que no es un chico normal. William es un vampiro, el único vampiro que puede vivir bajo el sol. Ese don lo convierte en alguien especial, en la esperanza que su raza necesita, pero también en la llave que los renegados persiguen para liberarse de su maldición.

Me encantan las novelas de vampiros pero últimamente estoy cansada de novelas que explotan siempre lo mismo sin darle un toque original. También soy una lectora voraz y no suelo rechazar una novela cuando el argumento me llama y le veo posibilidades. A esto hay que añadir que no suelo leer novelas juveniles. Y cuando lo hago o me entusiasman o me suelen dejar indiferente. Adoro lo paranormal, me encanta la magia y por eso me atreví a leerme “Harry Potter” convirtiéndose esta serie en una de mis series de cabecera. A esta serie añadí “Crepúsculo” porque como bien dije antes me encantan los vampiros. Me pico la curiosidad saber si la autora aportaba algo novedoso a estos seres tan manidos y a la vez tan atrayentes y que son tan recurrentes en la literatura. 

Lo que más me atrajo de estas dos sagas es que son novelas juveniles pero que sus personajes evolucionan al mismo tiempo que evolucionan los lectores. Harry Potter empezó siendo un niño y se convirtió en adulto. A Bella Swan le pasa algo parecido. Y esto me atrajo notablemente.  Y ahora os preguntaréis a que viene esta parrafada, pues viene al hecho de que un día navegando por una tienda online buscando novelas de vampiros apareció ante mí esta novela. Busque y rebusqué en la red, reseñas, críticas y opiniones. Finalmente me lancé a por ella y no me he arrepentido ni un solo día. Si, es una novela juvenil, pero narrada con soltura, fluidez, maestría. Además hay intensidad emociones, originalidad y unos personajes que marcan. Poco más se puede pedir a una novela y esta a mi me dio una gran satisfacción.

La novela nos presenta a un personaje muy llamativo: William. Es el único vampiro que puede ver la luz del sol. Es guapo, atractivo, distante, poderoso y frío. Además tiene sobre sus espaldas una cruzada personal. Como se puede ver o mejor dicho leer, es un personaje interesante, atrayente y torturado. Lo que menos me gusta en una novela es un personaje principal totalmente plano que no evolucione a través de las páginas, William es todo menos esto. 

En su camino a casa  para ver a uno de sus mejores amigos se encuentra con una joven bajo la lluvia. Kate es una adolescente silenciosa, reservada, quizás algo retraída. Tiene en su vida las cosas claras, no le molestan los silencios, opina cuando tiene que hacerlo y posee una gran fortaleza. Y lo más importante es que posee un corazón inmenso, generoso y una mente abierta y sin prejuicios. Incondicional de aquellos que quiere, es también una persona leal. 

Son dos personajes en apariencia que no tienen nada que ver. Un vampiro con siglos de vida, un pasado que cree que es mejor olvidar. Y una adolescente que se siente atraída por él, que parece frágil pero que demuestra carácter, fortaleza y tenacidad. Estas cualidades deslumbrarán a William y le demostrarán que aún hay esperanza para él, a pesar de llevar vivo muchos siglos. La relación de ambos evoluciona poco a poco, lentamente. Kate desea conocer a ese hombre distante, que parece adorarla en la distancia y que al mismo teme acercarse porque no quiere herirla. William descubrirá que, aunque lleva muchos siglos solo, incluso un vampiro con un pasado como el suyo, necesita a alguien a su lado.  Y que no esta solo. 

La novela además aporta originalidad no solo en el personaje de William, sino también en la familia Solomon. Los Solomon son una familia de licantropos. Y por primera vez los licántropos y los vampiros no son enemigos acérrimos, sino que se llevan medianamente bien. Daniel Solomon y su familia son otro punto importante en esta historia. Cada miembro de la familia tiene su punto importante, pero destacaría al propio Daniel, un hombre familiar, buena gente y tremendamente atractivo. Incluso creo que se merecería su propia novela. A él sumamos a Samuel, el hermano mayor y creo que el más solitario. Keyla y Shane, dos jóvenes licántropos que encontrarán en William a un buen amigo. Y tantos otros miembros de la familia que enriquecen la novela.

Y por su puesto no puedo dejar de mencionar a los malos. Amelia, una vampiro narcisista, caprichosa, hermosa pero muy peligrosa. Y un vampiro en la sombra que parece ser el que mueve los hilos de una guerra que se lleva fraguando durante muchos años. 

En definitiva, es una novela increíble e inolvidable. Tanto que después de acabarla me quede algo triste porque no podía seguir con la historia. Estoy deseando que salga a la venta el siguiente volúmen. Y creo que me tendré que seguir mordiendo las uñas. Aún así, ha merecido la pena. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s