Expiación

París, febrero de 1807. Napoleón Bonaparte, emperador de Francia, acude en persona a la prisión de la Conciergerie para ofrecer un trato a uno de sus presos distinguidos, Elouan Bastien Laurent, a cambio de la libertad. Su misión: estrechar lazos con don Ramón Narváez de Sánchez y Palacios, emisario sustituto en la embajada española en París y padrino de su esposa, Coral de Garcés y Malvasía. Napoleón necesita conocer los intereses de la monarquía española antes de concretar la invasión planeada para finales de ese año.
Sin embargo, la tarea no será sencilla, pues el reencuentro de los esposos, lejos de ser una promesa de amor, reaviva los sentimientos de venganza que Elouan esconde en su interior. Coral se convierte, sin saberlo, en un preciado tesoro y un títere en manos de franceses y españoles. Mortificada y abrumada, soportará la dura lucha entre su corazón, que pertenece a su esposo, y su patria.

Siempre me ha gustado la época napoleónica, quizás porque fue una época convulsa pero al mismo tiempo dio pie a grandes obras de arte. En esa época es cuando Jean-Louis David nos regalo las primeras pinturas del neoclasicismo, cuando se convirtió en pintor del propio Napoleón. Ante todo me gusta esa época porque fue la época donde la burguesía se reveló contra las monarquías absolutas donde empezó la lucha por los derechos y donde comenzó una revolución, la francesa que marcó la historia de muchos acontecimientos que vinieron después. Arlette vuelve a sorprendernos al elegir parte de esta historia para ambientar una de sus novelas. En este caso, podemos ver como Napoleón, Murat y otros políticos franceses establecen el plan que será posteriormente la invasión napoleónica. Podemos ver como el pueblo español lucha por no ser gobernado por gobernantes extranjeros sino por un rey propio y autóctono. Me gusta la elección de esta época porque fue una de las épocas más importantes para nuestra historia y porque la historia española no tiene nada que envidiar a la de ningún país extranjero. Es una historia rica y llena de matices que a veces no aprovechamos como debiéramos.
Es en esta época donde la autora nos presenta a un joven llamado Elouan, a quien el propio Napoleón le coloca en una situación complicada e ineludible, que es conseguir información para preparar su invasión. Para ello necesita la colaboración de Elouan y que este consiga la colaboración de su joven esposa Coral. La relación entre la pareja dista bastante de ser cordial y lejos de ser su encuentro, un encuentro ansiado por ambos más bien es ansiado por Elouan y temido por Coral. 
Elouan es joven aristócrata, educado, atractivo, tremendamente pasional o al menos lo fue ya que su estancia en prisión ha agriado su carácter, le ha amargado y la pérdida de un miembro de su familia al que él tenía en alta estima le ha marcado para siempre. Ha jurado venganza y la orden de Napoleón le ha puesto ésta en bandeja de plata. Coral por su parte es una mujer hermosa, bella, perteneciente a una de las nobles familias españolas más importantes. Si Elouan posee un profundo amor por su familia y para él es lo más importante Coral tiene un sentido de la justicia innato y es capaz de llevarlo a cabo hasta sus últimas consecuencias. O al menos eso cree ella. El encuentro de ambos es demoledor, saltan chispas por todos lados, eso sí no se sabe si se producirá una catástrofe o todo lo contrario. 
Coral sabe que su marido puede ser un temido enemigo y Elouan sabe que ella es su condena y su salvación. Ambos mantendrán una lucha interior no sólo por lo sucedido entre ellos años atrás sino porque si la invasión se concreta ambos pertenecerán a bandos distintos. Por esto mismo su historia de amor es tan bella y apasionada. Página a página vives sus miedos, sus esperanzas, sus inquietudes, su lucha interior por ser fiel a la persona que amas y al mismo tiempo ser fiel a los tuyos, a la tierra a la  que perteneces, a tu patria. 
Los personajes secundarios no desmerecen en absoluto. Ricardo el hermano de Coral tendrá un papel determinante en la historia de amor y desamor de la pareja. También destacar a Damian, Mercedes, Paloma y otros tantos personajes que enriquecen la novela y dan contexto a unas España y Francia en época convulsa por la invasión que tanto marco a nuestro país. 
La novela esta narrada con maestría, fluidez y agilidad. No puedes separarte del libro ni un sólo minuto porque no quieres perderte nada. Todas las novelas históricas de Arlette Geneve que he leído hasta ahora me han encantado pero esta me ha gustado especialmente y es la que mejor sabor de boca me ha dejado. Estaba deseando que acabará para saber el desenlace pero cuando cerré el libro sentí pena de terminarla. Muy pocas veces he sentido esto y cuándo lo he sentido de esta manera es porque estoy ante una novela que realmente merece la pena. 
Le doy las gracias a Arlette por escribir novelas tan estupendas como esta y la felicito por ella. También doy las gracias a la editorial “Los libros del Cristal” por su publicación porque es una gran presentación para este sello comenzar publicando algo de tan buena calidad. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s