Un solo verano

Johnny Harris regresa a su pequeña ciudad natal de Kentucky, después de cumplir una condena por un crimen que no ha cometido, y teniendo que soportar que todos los vecinos le den la espalda pues le creen culpable. Sólo hay una persona que cree en su inocencia: su antigua profesora, Rachel Grant, que hará todo lo posible por ayudarle en su reinserción.
Los años de presidio han endurecido a Johnny, pero no han logrado restarle un ápice de su natural atractivo. Y es algo que Rachel advierte inmediatamente, desde el mismo instante en que lo ve bajar del autobús, en la estación adonde ha ido a recogerle. Invadida por una extraña sensación, intenta en vano escapar de la penetrante mirada de su antiguo alumno. Algo ha cambiado… Johnny ya no es aquel chico joven…, se ha convertido en un hombre.
Entre ambos nace un profundo sentimiento que ninguno de los dos se atreve en principio a confesar, pero que pronto dará lugar a una apasionada y ardiente relación. Eso hará que el escándalo se cebe sobre ellos. La ciudad los rechaza, pero a ellos sólo les importa el hecho de poder estar juntos.
Sin embargo, un espantoso crimen vuelve a suceder y el ex convicto vuelve a estar en el punto de mira. Johnny y Rachel muy pronto se dan cuenta de que el asesino está tratando de cercarlos, y que el móvil de este nuevo crimen es tan sorprendente como el del que se cometió muchos años atrás.
Una novela fascinante con una historia de amor inolvidable entre un hombre y una mujer cuyas vidas cambiaron para siempre al calor de un ardiente verano.

“Un sólo verano” es uno de los primeros libros que leo de Karen Robards. Karen Robards parece ser una autora muy querida entre las lectoras de novela romántica. También es una autora muy prolífica con numerosos libros en su haber.  A pesar de esto hasta ahora no me había atrevido con ningún libro de esta autora. Decidí lanzarme con este ejemplar porque es uno de los que tenía mejores críticas. Aún así he de decir que quizás mis expectativas eran mucho mayores porque el libro me ha decepcionado un poquito. No es que no me haya gustado, porque al empezarlo, el libro consiguió llamar mi atención pero a medida que iba sucediendo la trama sentía que era un libro que no me llenaba por completo. Seguí leyendo porque quería saber que era lo que sucedía al final con los dos protagonistas pero no porque realmente el libro fuera adictivo. 

Estamos ante un pueblo pequeño,  quizás de la América profunda donde los roles de sus habitantes están muy bien definidos. Están los buenos ciudadanos, aquellos que simplemente se ganan la vida de forma honrada, otros que tienen dinero y son los más ricos del pueblo y la zona del pueblo donde viven aquellos marginados que son considerados escoria. Ninguno de los ciudadanos parece salirse de lo establecido, de lo que podríamos llamar su status quo.  

Todos siguen los parámetros establecidos dentro de la sociedad, todos excepto Rachel, la maestra del pueblo. Rachel es una joven maestra que ha ocultado su personalidad soñadora debajo de una aparente practicidad ante cualquier situación. Es una joven de buen corazón, que soñaba con salir del pueblo pero que por un desengaño amoroso acaba quedándose en el pueblo y convirtiéndose en un personaje reputado. Su buen corazón hace que ofrezca un trabajo en la ferretería de la familia a un exconvicto que fue alumno suyo Johnny Harris. 

Johnny Harris es ese chico marginado que creció en el pueblo bajo el desprecio de todos los vecinos. Victima de una infancia triste y atroz. Se ha hecho así mismo. Condenado por un crimen que no cometió, vuelve al pueblo que fue su “hogar” porque quizás es el único lugar al que puede volver. Es un hombre muy atractivo, irradía sexualidad, posee encanto personal y como ya no tiene nada que perder le da igual lo que el resto de los ciudadanos piensen de él. 

Lo interesante de la relación entre los protagonistas es que es la relación entre un miembro respetado como la maestra del pueblo y el paria. Nadie espera gran cosa de Johnny y mucho de Rachel. Ambos sorprenderan a sus conciudadanos, cada uno a su manera, y se sorprenderán así mismos. 

Reconozco que la relación es interesante pero la narración de la misma y los acontecimientos que les rodean, como la investigación de un crimen muy parecido al que se cometió años antes, me parece bastante aburrida. Hubo un momento en que no sabía si seguir leyendo. Creo que el argumento prometía pero que la autora no logra hacerlo redondo. La trama de suspense, que debía ser la investigación del crimen, no consiguió llamar la atención. Y el desenlace de la relación entre la maestra y el paria incluso me parece previsible. No sé si me atreveré con otra novela de esta autora, como digo, esta novela no ha estado mal pero creo que podría haber dado más de sí. 
Anuncios

2 comentarios en “Un solo verano

  1. Hola carmen, te conoci por el foro abrete libro, me gusta muchisimo tu blog y te animo a que sigas publicando entradas que yo, por supuesto, leeré. Un saludoLola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s