Aquerón

El acero más fuerte se forma en las llamas del infierno….



Fue el primer Cazador Oscuro. Ahora es el líder indiscutible de tosos ellos. No responde ante nadie y sus órdenes son acatadas al momento. Es poderoso, enigmático, inaccesible. Una leyenda entre las leyendas. Ha luchado por la supervivencia de la humanidad al tiempo que ocultaba celosamente sus orígenes y su tormentoso pasado.


Esta es una historia que comenzó hace once mil años, cuando una diosa escondió a su primogénito entre los humanos. Esta es la historia de Aquerón.

Después de esperar durante mucho tiempo Sherrilyn Kenyon nos ofrece la novela de unos los personajes más enigmáticos, inaccesibles y poderosos que existen en la saga de Cazadores Oscuros. Esos tres adjetivos pueden definir muy bien al personaje que todos conocemos al menos hasta esta novela. Aquerón es un dios atlante que vive entre los humanos y que esconde las circunstancias de su nacimiento así como todo lo que fue su vida hasta que se convirtió en el líder de este peculiar ejército que lucha contra los hijos de Apolo. Es un personaje que ha cautivado a multitud de lectores desde que aparece en los primeros libros donde vemos características que se suman a las anteriores como la bondad y la ternura.


En esta novela conocemos su vida anterior. Una vida que primero como mortal y después como dios está plagada de sufrimiento. Aqueron no ha conocido el amor, no sabe lo que significa, no sabe lo que se siente cuando alguien es amado. El amor es un sentimiento que siempre se le ha negado por ser diferente. La primera parte de la novela es cruda, dura; narra el sufrimiento inhumano que padece desde que nace como humano hasta que muere, incluso después de renacer. A pesar de ello no he podido despegarme del libro e ido pasando página a página para no perderme detalle de una historia que me ha calado muy hondo.


Aquí tenemos también la oportunidad de volver a un personaje nada querido por los lectores, Artemisa. Desde luego la autora nos presenta a una diosa bastante diferente a como por lo menos yo misma me la he imaginado un montón de veces. Artemisa forma parte del panteón griego y según esta mitología es una diosa virgen, diosa de la caza, los animales salvajes, las tierras salvajes y los partos. Ella misma explica esto en la novela aunque desde luego es una deidad bastante cruel, egoísta y narcisista. En la primera parte tiene un papel importante en la situación tan dura de Aquerón y la culpable de que nuestro protagonista pierda la poca fe que le queda en que alguien pueda alguna vez sentir amor por él y deje de despreciarle.


Sin embargo, Aquerón tendrá que replantearse las cosas cuando aparece Tory. A Soteria, su verdadero nombre, la conocimos en la novela dedicada a Gery y a Arik. Allí sabemos que esta obsesionada por descubrir la Atlántida para limpiar el nombre de su familia quienes son considerados unos mentirosos por el resto de la comunidad de expertos en arqueología. Aquerón y ella chocan desde un principio porque en lo que se refiere a la Atlántida tienen objetivos totalmente dispares pero no irreconciliables. Soteria le muestra a Ash que aún hay esperanza, que el amor existe también para él. La historia de amor me ha sabido a poco, creo que es una pena que esta segunda novela tenga tan pocas páginas por que se hubiera merecido muchísimas páginas.


Creo que puede ser que las lectoras somos inconformistas y siempre queremos más páginas de nuestros personajes favoritos. No se puede negar que Aquerón lo es tanto que siempre me pareció una faena que su novela se hiciera tanto de rogar. En esta novela conocemos su pasado, su presente y vemos su futuro, se puede decir que su pasado era duro, cruel, su presente incierto y su futuro es feliz. Ash, nuestro querido Ash al fin obtiene lo que siempre busco en su hermana Ryssa, en su familia y que tan solo la primera le dio: amor. Pablo Neruda dijo una vez que conocer el amor de los que amamos es el fuego que alimenta la vida, Aqueron tuvo una vida vacía de amor pero al final descubrió el fuego que alimentaba su vida gracias a Soteria y a todos aquellos a los que mostro una bondad y una ternura incondicionales e inconmensurables.


Puede que muchas lectoras piensen que Aquerón no tiene la novela que se merece. En mi opinión se equivocan. Aquerón Parthenopaeus tiene exactamente la novela que se merece, una novela que nos transporta a su pasado cruel, nos muestra su presente incierto pero rodeado de personajes que le aprecian y nos deja ver a través de una ventana su futuro, un futuro conociendo por fin lo que después de tanto tiempo se le había negado, el amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s