La ciudad esmeralda


Anna Latham no sabía lo complicada que podía llegar a ser la vida hasta que se convirtió en una mujer lobo. Y hasta casarse con Charles Cornick, el hijo –y ejecutor– de Bran, el líder de los hombres lobo de Norte América, no sabía que podía llegar a ser tan peligrosa…
Anna y Charles deben asistir a una importante reunión para presentar la polémica propuesta de Bran: hacer pública a los humanos la existencia de los hombres lobo. Sin embargo, uno de los Alfas europeos más temidos no está dispuesto a ponerles las cosas fáciles; aunque no será el único. Cuando Anna es atacada por un grupo de vampiros que utilizan la magia de la manada, un poder al que en principio solo los hombres lobo deberían ser capaces de recurrir, Charles y Anna deberán unir fuerzas para descubrir y atrapar al responsable, o arriesgarse a perderlo todo en el intento.

Tenía muchas ganas de leer por fin este libro, ya que es el tercero de esta serie y porque esperaba una evolución en la relación entre Charles y Anna como así ha sido. Anna ahora es Anna Cornick, gracias a la ayuda de Asil va a comprendiendo lo que significa ser una Omega y lo que significa tal estatus para la manada. No es una loba sumisa y no debe temer a los alfa. Su relación con Brand es buena, tanto que la ve como una hija a la que debe proteger. Además debe adaptarse y asumir el hecho de que como no es una loba sumisa no agachará la cabeza ante él aunque sea un macho alfa. Anna expresa su opinión y como Omega es una mediadora estupenda entre padre e hijo.

Lo interesante de esta novela es la relación entre ambos personajes a los que conocemos desde Alpha & Omega. Charles es dominante por naturaleza, ama y desea a Anna. Mantiene un férreo control sobre su hermano lobo y sobre sí mismo para no hacerlo. Este aspecto de Charles no ha cambiado. Quizás la que ha cambiado más es Anna. Confía en Charles y con esfuerzo y confianza quiere tirar abajo las barrera que supone para ella adquirir intimidad con su compañero debido a las vejaciones que sufrió en su otra manada.

Juntos se enfrentan en Seattle, llamada ciudad esmeralda, a muchos inconvenientes. Ambos demuestran gran fortaleza. Es muy bonito ver la relación tan estrecha de confianza, amor y cariño que se fragua entre ellos. Sobre todo porque Anna tiene que hacer frente a los celos frente a una antigua amante de Charles y también frente a un lobo alfa al que llaman Bestia y cuyo nombre es Chastel. Es un lobo alfa que no duda en matar, mutilar y hacer todo tipo de crueldades a sus víctimas para dejar claro que él es el que manda. Y que no tiene un especial aprecio ni por Charles ni por su padre.

Sin embargo, Chastel no es el único peligro al que esta pareja deberá enfrentarse también surgen enemigos ocultos. No puedo decir mucho más de esta novela, salvo que si os gusto la anterior no dudéis en leerla creo que no defraudará.

Anuncios

2 comentarios en “La ciudad esmeralda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s